!Alerta¡ Tuberculosis suelto por las calles

En el Perú se registran 25 mil nuevos casos de Tuberculosis al año, siendo el segundo país en Latinoamérica con mayor incidencia de esta enfermedad.

De cada diez personas que se contagian de tuberculosis, en Lima, siete se infectan en las calles y los tres restantes en casa, trabajo o lugar de estudio.

¿Qué haces si un día, de la noche a la mañana, te dicen: tienes que dejar de trabajar  o estudiar, dejar de ver a tus amigos y, quizá los más duro, aislarte de tu familia por un tiempo? De seguro, como los quieres tanto lo tendrás que hacer y te convertirás en una persona obligada, por sí mismo, a ser insociable, huraño y a tener la compañía, casi única, de esas feas pastillas y de los dolorosos pinchazos de las agujas.

Los niños y los ancianos están más expuestos a contagiarse de esta peligrosa enfermedad

Niños y ancianos están más expuestos a contagiarse de esta peligrosa enfermedad

Entonces, preferirás que nadie se entere, preferirás inventar historias con el afán de que ningún amigo sospeche o se dé cuenta de lo que en verdad sucede, pero las noticias malas vuelan y lamentablemente verás entrar por la puerta de tu casa la indiferencia, el alejamiento de la sociedad al que perteneces. Y es que nadie es consciente hasta que le pasa; la información es más que determinante.

En el Perú, según cifras del Ministerio de Salud, al año se registran 25 mil nuevos casos de tuberculosis, entre todos sus tipos, y parte de este gran grupo es Mariela Sánchez Alberco, una joven de 18 años. En el 2010 le detectaron tuberculosis (TB) simple y, aunque es la menos peligrosa de todos, bastó para que su vida de un cambio, sobre todo social.

Mariela fue víctima de la TB simple, cuya incidencia es la más alta en el país. A la fecha, en el Perú existen 32 471 pacientes, una cifra alarmante pero casi controlada, según el Ministerio de Salud. El 90 % de casos TB simple se curan y como resultado de esto es que anualmente se reduce en 2.6 % la incidencia de esta enfermedad. En 1992 se registró 52 549 casos de TB simple y en el 2007, 29 393; lo que significa una reducción del 43.7 %.

Después de Haití, el Perú es el segundo país con mayores casos de TB, entre todas sus formas. En el caso de la TB simple, la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene planeado para el Perú una reducción anual del 6 % y no de 2.6 % como se viene registrando. De darse esto, la tendencia indica que, en el 2021, el Perú estaría casi libre de TB, como lo están a punto de ser Estados Unidos y Chile.

HAY OTROS TB MÁS FUERTES Y PELIGROSOS

Si sólo existiera la TB simple, el problema no sería tan grave como lo es. Dos tipos más potentes de TB son: la TB MDR y la TB XDR.  La TB MDR significa tuberculosis Multi Drogo Resistente, y es tan temible porque se trata de una mutación de la enfermedad que resiste al tratamiento normal. Pero la TB XDR, es aún peor; es extremadamente resistente y prácticamente incurable del todo.

A Mariela la bastó adquirir solo la TB simple pare que vea el giro de su vida. Tuvo que dejar la Academia cuatro meses, mientras duraba su tratamiento. Ella cuenta que tenía mucho miedo porque no sabía que era una TB simple, y  menos una TB MDR o una TB XDR. Ahora lo sabe; obligada por la circunstancias, casi se ha vuelto una especialista en TB.

En el caso de la TB MDR, según datos del Ministerio de Salud, hasta la fecha se ha registrado 1078 casos. Y la TB XDR, desde 1999, año en que se detectó la primera persona infectada con este tipo de tuberculosis, suman a la fecha 336 personas con este letal tipo de TB. En lo que va del año ya se han registrado 21 casos de TB XDR.

“NO SE DÓNDE ME CONTAGIE”

“La enfermera me preguntaba si tengo o tenía algún familiar infectado con la TB. Y en verdad no conocía a nadie en este estado. En ese tiempo estaba en la Academia y mi rutina era esa: de la Academia a mi casa”. “¿Quizá fue ahí?”

Un estudio reciente demuestra que cada diez personas que desarrollan la TB en Lima, siete se contagian en la calle, los tres restantes son por contagio familiar de la casa. Puedo ser este el caso de Mariela, conseguir la TB en la calle, ya que en Lima es alto el índice de contagio por esta modalidad. Ella narra, además, que antes de infectarse con el Bacilo de Koch acostumbraba visitar a sus abuelos y tíos en el Agustino, uno de los distritos con alta tasa de incidencia de tuberculosis, aunque nunca pudo percibirlo directamente.

“El contagio es vía respiratoria”, dice la Doctora Eleodora del Pabellón 8 de Neumología del Hospital Arzobispo Loayza. “Cuando una persona estornuda o tose puede eliminar el bacilo y este puede ser respirado por alguien que se encuentra cerca”, agrega. La mayoría adquiere la enfermedad por el contacto diario con una persona: familiar, amigo o compañero de trabajo, etc.

Para la OMS, el gran problema del contagio de la TB no es la alta población de personas con esta enfermedad, sino la alta tasa de personas que tienen la defensa inmunológica baja. Es más, gran porcentaje de las personas con el VIH-SIDA no fallecen por el propio VIH, sino por la TB, ya que el VIH-SIDA destruye las defensas y lo hace presa fácil del Bacilo de Koch.

“EL MUNDO SE TE VIENE ENCIMA”

La prueba de esputo que le practicaron a Mariela había resultado: BK (+), tuberculosis sensible. “Es como si el mundo se te cayera encima”, dice Mariela, “Pasa por tu mente todo lo que habías hecho y lo que no, también”. Al día siguiente volvió con otro frasco de aquella flema que le había acompañado por casi 20 días, para volverla examinar. El resultado fue el mismo cuando le hicieron la prueba del PPD (aguja pequeña con una sustancia llamado tuberculina).

En el país, debido a la alta incidencia de TB, el Ministerio de Salud, ha puesto en marcha un programa, totalmente gratuito, para descartar la TB en cualquier persona.

“Solo hay que dejar la flema en un frasco. El mismo día el personal médico te entregará un nuevo frasco para que al día siguiente en casa, nuevamente  acumules la flema, aunque esta vez tiene que ser de la “mañanita”. Llevas el frasco al lugar donde te lo dieron y te pedirán esperar unos días mientras lo analizan”, explico la doctora Eleodora de Neumología

CONVIVIR CON LA PASTILLAS

La tuberculosis simple tiene un tratamiento que abarca seis meses. La primera fase o primera línea como lo llama Mariela, tiene una duración de ocho semanas, en donde a diario se tiene que tomar 11 pastillas y una inyección diaria. La segunda fase abarca 16 semanas. Fue este el proceso de recuperación y sanación a la que estuvo sometida Mariela para finalmente quedar libre de TB.

Pero para ella más que el sabor amargo, “feo” y “horrible” de las pastillas y el dolor de las agujas, lo que más le dolía era el hecho del alejamiento de todos. Pero lo entiende en parte. “Quien va a querer arriesgarse a contagiarse de TB”, dice. Y es que parte de este alejamiento ella misma lo provocaba, ya que prefería no tener contacto con la gente que quería y hasta con su familia. “Esto era lo  más deprimente de todo”, comenta Mariela

Recuerda que, en un principio, su mejor amiga siempre iba a verla, pero ella prefería no recibirla para no exponerla. Reconoce que la enfermedad, además de deprimirla, la hacía exagerar un poco en el hecho de provocar el alejamiento de las personas que la querían teniendo solo TB simple. Aunque después entendió que no por estar cerca al lado de alguien, definitivamente iba a terminar contagiándoles, solo bastaba no estornudar y no toser cerca.

Si para curar la TB simple abarca seis meses, para tratar la TB MDR es necesario estar sometido a las drogas curativas por más de un año, y en el caso de los pacientes con TB XDR el tratamiento pasa de los dos años, soportando un coctel diario de hasta 15 antibióticos, además de las agujas.

La Doctora Eleodora, comenta que el tratamiento varía dependiendo de las personas en relación a sus defensas. Una observación que también hace es que hay muchos pacientes, mayormente los ambulatorios que padecen de TB simple, que dejan el tratamiento a la mitad o inconclusa: la llamada deserción al tratamiento. “Si un paciente deja las drogas que ingiere, no hace más que reforzar el Bacilo con lo que se hace más poderoso. Es más, es allí donde se origina la TB MDR y la TB XDR”.

LOS LUGARES QUE PREFIERE EL BACILO

“El bacilo no me pudo encontrar en mi casa”, dice Mariela. Ella vive en Chosica, en un Asentamiento Humano de nombre Quirio: un valle que cambio la arena y las rocas, por el cemento y el asfalto; un valle encerradas entre dos enormes cerros. Su casa está un poco alejada de los cerros, pero muy cerca del río Rímac. Desde ahí tenía que ir diario, por sus medicinas, primero al Hospital de Chosica que está a 15 minutos, y luego a la Posta de Quirio que está a ocho cuadras de su casa.

Mariela dice que Chosica no es un foco de contagio mayor, y eso es fácil de comprobar en las Postas Médicas. Pero dice que sí hay otros lugares donde la probabilidad de contagio es mayor; y los enumera: La Victoria, Lima Cercado, Santa Anita, San Martin de Porras, San Juan de Lurigancho y el Agustino.

Caso extremadamente llamativo es el del Cerro San Cosme en La Victoria. En el 2008 alcanzó la increíble cifra de 1387 casos de TB, una tasa porcentual por encima de promedios nacionales de Sudáfrica, Nigeria e India.

Pero hay otros lugares específicos en Lima con mayor incidencia de contagio. Una, es el Penal de Lurigancho. Por cada mil presos que hay en este penal hay 27 infectados con la TB. Se dice que en este lugar la probabilidad de adquirir la enfermedad es 20 veces mayor que en la calle. Y no solo hay TB simple en este penal: de 6 casos de TB MDR en el 2004 se pasó a 41 en el 2010, por lo que todos los MDR han sido aislados en el Pabellón “No Adherentes” para evitar más casos.

Un estudio que causó sorpresa es la que se hizo a choferes y cobradores de la ruta Ate-Vitarte. El resultado alarmante dio que de 73 trabajadores 53 tienen infección tuberculosa. Estas personas exponen, a diario, a los pasajeros que viajan en sus unidades al contagio de la tuberculosis.

Otros lugares vulnerables, paradójicamente son los hospitales. Tal como lo dice la Doctora del Pabellón de Neumología, en el Hospital Loayza, desde el 1999 hasta ahora, se han detectado 114 casos de Tuberculosis en trabajadores, aunque del tipo simple.

En general, en Lima hay muchas probabilidades de contagiare de TB. El 58 % de TB simple, el 32 % de TB MDR y el 93 % de TB XDR son detectados en la capital. Otros lugares de mayor incidencia son: Ica, Tacna, Madre de Dios, Ucayali y Loreto.

Aunque ya ha pasado el trago amargo de la experiencia de la Tuberculosis, Mariela rescata lo bueno: aprendió mucho sobre esta enfermedad y, lo más importante, ahora sabe que aconsejar a su familia, amigos y compañeros sobre esta letal enfermedad.

La prevención es  la mejor precaución y la alimentación el mejor escudo. De todos los determinantes ligados a la enfermedad, ya sean sociales, económicos o culturales, el más importante, de seguro, es la información. Y es que todos deben ser conscientes de la Tuberculosis antes de ser parte de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s