La lucha contra la piratería se va al ‘Hueco’ (I parte)

Policías de Cotabambas decomisan discos piratas para vendérselos a los propios comerciantes detenidos.

En el 2010, 143 personas fueron detenidas por los efectivos policiales  y ninguno fue sancionado

El cinco de noviembre pasado “el crespo”, trabajador del Centro Comercial El Hueco, llegaba en un taxi con mercadería ilegal para abastecer a un puesto de venta de películas, cuando en la puerta principal fue sorprendido por tres policías vestidos de civil, quienes a la fuerza le quitaron su mercadería y lo trasladaron hacia la comisaría de Cotabambas del Cercado de Lima. El trabajador realizó una llamada a su jefe, y éste mandó a su abogado con el dinero para liberarlo y recuperar la mercadería.

Al descubierto: Policías inducen a los comerciantes al soborno

Al descubierto: Policías inducen a los comerciantes al soborno

“Ellos no quería arreglar en la calle porque era muy rochoso”, comenta “el Crespo”, quien en esta oportunidad llevaba un costal con tres mil discos grabados listos para la venta, por lo que tuvo que pagar s/150. El dinero se lo dividieron entre los tres policías. “La semana pasada me intervinieron con discos en blanco, tenía 6 conos (600 discos) y tuve que pagar s/40 (a los policías); querían s/60 pero no tenía” agregó.

En el 2010, los policías de la Comisaría de Cotabambas  detuvieron a 143 personas con discos piratas a las afueras del Centro Comercial ‘El Hueco’, en Lima Cercado. ¿Si la piratería es un delito, por qué ninguna de estas personas fueron sancionados?

Los efectivos de la Comisaría de Cotabambas realizan sus propias operaciones en las inmediaciones de las tres entradas al centro comercial: Av. Abancay y Nicolás de Piérola. Quienes se amparan ante la Ley del Delito Contra los Derechos de Autor, establecidos en el Código Penal peruano, para su propio beneficio. Las intervenciones lo hacen a tempranas horas de la mañana, momento que ingresa la mercadería. Esperan a los trabajadores y dueños para decomisarles la mercadería, para luego vendérselos. Las intervenciones es sinónimo de un ingreso económico extra para los policías.

“Una vez capturaron a mis trabajadores con la ‘merca’ en la puerta y lo llevaron a Cotabambas. Yo llamé a mi abogado, que es policía, para que recupere la mercadería y rescate a los empleados. Él le dijo: ‘Hay que jugar, soy colega’. Pidió s/800. Me devolvió la llamada y acepté el trato”. Narra el dueño de 6 puestos de ventas de películas, que por seguridad llamaremos Martín Villanueva, quien lleva 10 años en el negocio informal.

Modalidad de acción

Según el Alférez PNP, José Daniel Silva Tejada, jefe de la Oficina de Departamento DEPREPOL de la Comisaria de Cotabambas, existen dos formas de operaciones para decomisar mercadería ilegal. La primera son las grandes operaciones en conjunto  donde participan la Fiscalía, INDECOPI y la Policía. La segunda, refiere Silva Tejada, son las unidades especializadas de la Fiscalía y el Ministerio Pùblico quienes hacen un exhaustivo seguimiento a los presuntos comerciantes ilícitos.

Sin embargo, aparece una tercera modalidad. Los propios efectivos policiales, vestidos de civil, realizan improvisadas operaciones en los alrededores de ‘El Hueco’ para capturar a trabajadores con discos piratas; pero no con el fin de combatir la piratería, sino para beneficio propio.

“Lo que ellos quieren es plata. Te asustan y te dicen que te van a llevar a la cárcel. Ahora ya se que todo se arregla con plata”, comenta Manuel, trabajador de El Hueco.

Los policías detienen a los comerciantes, y en el trayecto a la comisaría  piden a los detenidos ‘una bajada’, como lo llaman ellos. De no ser así los trasladan a Cotabambas donde se tendrá que pagar más dinero por la liberación de los trabajadores y la devolución de los discos piratas.

Efectivos se aprovechan de la Ley para su beneficio

Efectivos se aprovechan de la Ley para su beneficio

“El Policía me dijo: no había necesidad  de traerte hasta aquí (Comisaría), allá mismo hubiéramos arreglado”, cuenta Crespo.

Según  Martin Villanueva cuando los detenidos llegan hasta la comisaría el pago es mayor, porque ahora se tiene que ‘arreglar’ (sobornar) con más policías, e incluso con el Comisario.

“Cuando no se llega a un arreglo con la policía, éstos te pasan a la Fiscalía y ahí es otra cosa”, asegura Martín, .

Llega hasta la Fiscalía

Este mismo comerciante afirma que en la Fiscalía también se puede sobornar para liberar o devolver la mercadería. “En una ocasión agarraron a mis trabajadores con maquinas quemadoras y lo pasaron a la Fiscalía pero salieron ese mismo día”.

Martín tuvo que pagar mil 400 soles para recuperar sus maquinas y para liberar a sus trabajadores; 800 soles para la policía y 600 soles para el Fiscal. En esta ocasión no se abrió ningún proceso contra los trabajadores.

En caso se inicie  un proceso judicial, los dueños usan otra modalidad para sobornar al Fiscal: a través de las preguntas. “El Fiscal te interroga, y como sabe que eres ‘pirata’, te cambian las respuestas, como, por ejemplo, que la merca no es tuya. Llenan con cualquier dato, pero lo cierto es que sales sin antecedentes”, agrega Martín, quien asegura haber pagado 200 soles por el cambio de preguntas.

Tienen su tarifa

El ‘arreglo’ entre los policías y los comerciantes es mutuo. La cantidad de dinero que piden depende de la cantidad de mercadería incautada (discos piratas). Los efectivos policiales saben diferenciar entre discos en blanco y grabados, y en base a eso lo valorizan.

Comisario y fiscales también están implicados

Comisario y fiscales también están implicados

El precio en promedio oscila entre 50 a 800 soles. Dependerá de cuántos policías participan en la intervención. Si en caso llegan a la Comisaria, se tiene que “rendir cuenta al Comisario”, como refiere Martín Villanueva, quien pagó 800 soles para recuperar su mercadería y el rescate de sus trabajadores.

‘El Crespo’ fue detenido más de cinco veces en las inmediaciones de ‘El Hueco’. En su poder se halló seis conos (600 discos) por lo que tuvo que pagar 150 soles. Ponen precio a todo: DVD, CD, VCD, estuches, discos en blanco, paquetes, laminas, etc.

Wilbor, otro trabajador de discos piratas, también fue presa de los efectivos. Tenía ocho conos (800 discos), pero eran discos en blanco, sin grabar, por lo que sólo pagó 50 soles.

La tarifa varía según la autoridad que interviene. Ante el Fiscal el pago oscila entre 100 y mil soles en función a la gravedad del delito. “Para ellos la piratería es algo intranscendental por ser una carga procesal más”, cuenta Villanueva.

Los dueños no tienen miedo a ser castigados por la Ley, sino temen a la suma de dinero que imponen las autoridades. Si son hallados en pleno acto, o sea reproduciendo discos (copiando) con las maquinas quemadoras, la suma de dinero varía entre mil a 2 mil soles. Por tal razón, tiene mayor valor económico allanar los talleres clandestinos de los negociantes. Y el dinero producto del soborno se lo reparten  el Fiscal y los policías.

“Hace medio año atraparon a mis trabajadores en mi taller y decomisaron las maquinas, pero se recuperaron el mismo día con un ‘arreglo’ de mil 400 soles. 800 para los policías y 600 que se llevó el Fiscal”, recuerda furioso Martín.

Pese a que varios dueños de negocios  y trabajadores han aceptado haber sobornado a policías, el representante de la Comisaría de Cotabambas niega, en todo momento, esta acusación, incluso afirma que ni siquiera han intentado sobornar a algún efectivo.

Actualmente, el Perú está catalogado como el tercer país con mayor índice de soborno a policías, según cifras de la Organización de Estados Americanos. Es más, en una encuesta realizado por esta misma organización, el 18.8 % de los peruanos interrogados aseguran haber sido instado a pagar sobornos a policías.

Pequeños ambientes son acondicionados para "quemar" los CDs

Pequeños ambientes son acondicionados para “quemar” los CDs

El caso del soborno a policías en “El Hueco” es uno de las caras de este delito, donde no solo están delinquiendo los comerciantes, sino aun más, los policías, ya que están dejando de lado sus funciones como autoridad que son: prevenir, investigar  y combatir los Delitos contra los Derechos de Autor.

DATO

La mercadería ingresa al Hueco a través de varias modalidades: lo camuflan en bolsas coloridas donde aproximadamente entran 18 conos (mil 800 discos); en  mochilas en la que caben cuatro conos (400 discos). El ingreso de mercadería es en la mañana.

Marco Peña – Carlos Soto – Freddy Melo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s